Tarta de queso y frambuesa a la vainilla

Me pidieron una tarta de queso bien gorda y cremosa. Ojalá todas las peticiones fueran tan fáciles ¿verdad? Para que nuestra buena tarta estuviera todavía más rica me ‘pasé’ con la vainilla, que siempre me encanta y más con frutos rojos como la frambuesa.

La receta

Dificultad: Intermedia | 3 h 45 min [activo: 30 minutos]

Ingredientes

[8-10 personas]
180 g de galletas digestive • 75 g de mantequilla • 6 huevos • 1 kg de queso crema tipo Philadelphia • 35 g de crema fresca • 75 g de maicena • 165 g de azúcar • 1 vaina de vainilla • 150 g de mermelada de frambuesa.

[una persona]
30 g de galletas digestive • 12 g de mantequilla • 1 huevos • 165 kg de queso crema tipo Philadelphia • 35 g de crema fresca • 12 g de maicena • 30 g de azúcar • 1 trocito de vaina de vainilla • 25 g de mermelada de frambuesa.

Elaboración de la tarta de queso y frambuesa a la vainilla

  1. Moler las galletas en la picadora (hacerlas polvo). Añadir la mantequilla derretida y mezclar bien. Cubrir el fondo de un molde desmontable de paredes altas con esta mezcla, apretando bien.
  2. Hornearlo a 190ºC durante 15 minutos. Si empieza a tostarse, sacarlo antes.
  3. Separar las claras de las yemas. Mezclar las yemas con el queso y la crema. Abrir la vainilla, raspar muy bien las semillas y añadirlas a la mezcla. Batir con varillas hasta que quede una crema fina. Añadir la maicena mezclando bien.
  4. Montar las claras con el azúcar a punto de nieve no muy duro. Mezclar con la crema de queso utilizando una cuchara y siempre con movimientos suaves y envolventes, sin aplastar.
  5. Pintar las paredes del molde con unas gotas de mantequilla derretida y precalentar el horno a 150ºC. Pasar la mezcla de queso al molde y hornearlo durante 1 hora 15 minutos. Transcurrido este tiempo, apagar el horno y dejar que la tarta se enfríe dentro.
  6. Sacar la tarta, taparla y guardarla en la nevera un par de horas. Calentar la mermelada con una ct de agua para suavizarla. Cuando esté líquida, dejar que se enfríe un poco y cubrir con ella la tarta. Volver a refrigerar otras 2 horas.

Notas

Como veis, esta tarta se puede hacer perfectamente de un día para otro. Está muy buena fría de la nevera, no se estropeará. Y tampoco importa si sobra, como ya os imagináis. Da mucha alegría encontrarse un trozo de esta tarta para desayunar.

Si la haces para uno utiliza un aro sobre la placa del horno forrada con papel para horno. La cantidad te dará para varias tartitas. Prueba a congelar alguna a ver qué pasa (yo no lo he probado, que conste).

Tarta de queso y frambuesa a la vainilla

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:01 03 2014
ver más entradas »

...