Macarrones gratinados con pesto y tomate

Lo de mezclar el pesto y el tomate viene siendo ya una costumbre familiar. Una receta que cada uno ejecuta y aliña en su propio plato. Está tan rico que el otro día decidí hacerla “en serio” para poderla compartir con vosotros. Y así salieron estos macarrones gratinados con pesto y tomate. Y en caso de emergencia se pueden hacer con pesto comprado, no es lo mismo, pero… hay ocasiones en las que puede ser necesario, no por lo que se tarda, que es nada, sino por falta de albahaca fresca o piñones. Desde luego, si en la tienda tienen los ingredientes frescos, optad por ellos y despreciad olímpicamente el bote de salsa: la salsa pesto es facilísima de hacer.
Para la receta del pesto seguí una de las que contiene La Cuchara de plata, un grandísimo libro de cocina italiana que uso un montón (no es raro si se tiene en cuenta que trae más de 2000 recetas).

Macarrones gratinados con pesto y tomate

La receta

Dificultad: ninguna | 30 minutos [activo: 20 minutos]

Ingredientes

[cuatro personas]
350 g de macarrones u otra pasta corta • 425 g de salsa de tomate casera • 25 hojas de albahaca • 100 ml de aceite de oliva virgen extra • 40 g de piñones • 25 g de pecorino recién rallado • 25 g de parmesano recién rallado • sal • más parmesano para gratinar

[una persona]
80 g de macarrones u otra pasta corta • 100 g de salsa de tomate casera • 6 hojas de albahaca • 25 ml de aceite de oliva virgen extra • 10 g de piñones • 1/2 ct de pecorino recién rallado • 1/2 ct de parmesano recién rallado • sal • más parmesano para gratinar

Elaboración de los macarrones gratinados con pesto y tomate

  1. Cocer los macarrones en abundante agua con sal el tiempo que marque el paquete. Escurrirlos.
  2. Poner la albahaca, los piñones, el aceite y la sal en la picadora y triturarlos a velocidad media. Añadir los quesos y triturar un poco más.
  3. Mezclar los macarrones con el pesto y casi todo el tomate (reservar 125 g más o menos). Mezclarlos bien y pasarlos a una fuente de horno.
  4. Distribuir por encima el tomate reservado y rallar un poco más de parmesano por toda la superficie. Gratinar hasta que se doren y servir.

Notas

Los macarrones que he utilizado no son macarrones propiamente dichos sino penne rigate, más grandes, cortados al bies y con rayitas. Me gustan más.
El pecorino es un queso de oveja italiano que se puede sustituir por manchego curado si no tenéis.
La salsa de tomate la podéis hacer en la olla a presión con esta receta.

Macarrones gratinados con pesto y tomate

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:19 03 2013
ver más entradas »

...