Ensalada de brócoli con mayonesa de limón

Cuando dicen que algo tiene muchas vitaminas o tal o cual ventaja para la salud, automáticamente pienso que me lo están “vendiendo” porque está malísimo. Si estuviera delicioso ya me comería yo sola las vitaminas o lo que fuera sin que me dijeran nada. En fin, que desconfío. Me parieron así. Desconfío sobre todo en las cosas de comer, ahí soy especialmente suspicaz y puñetera. Sé que la humanidad lleva millones de años comiendo y sobreviviendo sin necesidad de pesar las vitaminas, y mal que bien, ha llegado hasta mí, que ya me he reproducido cuatro veces, vamos, que en esos términos y aunque esté mal decirlo, soy todo un éxito biológico y me puedo morir tranquila. Con los años llevo ya vistas unas cuantas rectificaciones de las gordas en esto de la nutrición, aparte de la generalización de afirmaciones bastante gratuitas que luego se revelan carentes de demostración científica. Y aunque entre todos ponemos el mayor de los empeños en creernos a la vez –o sucesivamente– una cosa y su contraria, algo me dice que para comer sano no hace falta saberse de pe a pa los componentes que tiene la comida: que con que se vea, huela, y sepa bien es suficiente. Me fío más de mi tendero que me habla de calidad, que de las noticias que marean con la última partícula de moda para no hacerse viejos o para no tener cáncer.

¿Y por qué digo esto? Porque a pesar de que sus posibles virtudes vitamínico-gástrico-digestivas puedan hacer esta ensalada de brócoli muy tentadora para aquellos que están dispuestos a cualquier sacrificio en pro de su dosis diaria de vitaminas y fibra, la verdad es que si se trata de cambiar penalidades por salud, hoy no toca. Puede que os dé un empacho de vitamina C con esta ensalada: un cóctel ácido y crujiente, muy refrescante. Pero no es un cóctel de vitaminas, sino de sabores y texturas. Es muy, muy gastronómica y si tiene algún defecto, es que crea un poco de vicio. Con ella vais a descubrir una faceta del brócoli que os va a encantar. Algunos nunca imaginasteis que eso de comer trocitos medio crudos de brócoli iba a ser como lo de las pipas… Este verano la he preparado unas cuantas veces, ya que hemos conseguido unos ejemplares estupendos a pesar de que el brócoli es una verdura de invierno.

La receta está adaptada de un libro de cocina japonesa que he comprado en la feria del libro de ocasión y con el que estoy como loca: ¡qué cosas tan ricas! Supongo que no es nada fácil de encontrar, así que ya iré cocinando poco a poco varias de sus recetas, o de las recetas que se me ocurren con él para que lo disfrutemos todos.

La receta

Dificultad: A toda prueba | 15 minutos [activo: 15 minutos]

Ingredientes

[4 personas]
500 g de brócoli • 300 ml de mayonesa casera espesa • zumo y ralladura de 1/2 limón • 1 cs de cebollino picado •
Mayonesa: 1 huevo • 1 ct de mostaza de Dijon • 1 pizca de sal • 1 cs de vinagre suave • aceite de girasol

[una persona]
120 g de brócoli • 50 ml de mayonesa casera espesa • 1 cs de zumo de limón y una pizca de ralladura de 1/2 limón • 1 ct de cebollino picado
Mayonesa: 1 huevo • 1 ct de mostaza de Dijon • 1 pizca de sal • 1 cs de vinagre suave • aceite de girasol

Elaboración de la ensalada de brócoli con mayonesa de limón

  1. Cortar el brócoli en ramitos pequeños. Lavarlos y ponerlos en un bol con un cm de agua en el fondo.
  2. Tapar y hacer en el microondas a 800W durante 5 minutos. Reposar tapado 2 minutos más.
  3. Mezclar la mayonesa con el zumo y la ralladura del limón y el cebollino, reservando un poco de ralladura y cebollino para adornar.
  4. Servir el brócoli frío con la mayonesa y espolvoreado con cebollino y ralladura de limón.
  5. Mayonesa: poner el huevo en el vaso de la batidora junto con la sal, la mostaza y el vinagre. Añadir un poco de aceite y comenzar a batir a velocidad baja. Cuando emulsione, continuar añadiendo aceite y batiendo, hasta que espese lo suficiente.
  6. Probar y rectificar de sal. Mientras se añade el aceite, mover la batidora arriba y abajo para que se incorpore bien y aumentar un poco la velocidad.

Notas

Sí, habéis leído bien, he usado el microondas. He descubierto que el brócoli queda muy bien.
En esta mayonesa queda mejor el aceite de girasol, a pesar de mi devoción por el de oliva para todo. Se ve que esta es una receta de romper tabúes, primero el microondas, luego el aceite. No me reconozco…
Podéis añadir unos rabanitos para dar color y decorar.
Si os apetece una combinación un poco más suave, probad la receta con lima en lugar de limón.

Ensalada de brócoli con mayonesa de limón

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:17 04 2015
ver más entradas »

...