Pariente pobre de los más elegantes bizcochos hechos con mantequilla, el bizcocho de aceite de oliva se llamó durante años bizcocho “económico”. Eran tiempos en los que nuestro autóctono, tradicional y saludable aceite de oliva era la grasa más barata y menos prestigiosa para cocinar. También es cierto que era un producto muy maltratado, el aceite virgen de primera presión no era conocido o lo era apenas fuera de las zonas de producción, y lo que se consumía era aceite de oliva refinado, mucho peor en todos los aspectos como hoy sabemos todos de sobra. Hoy el aceite aparece en los postres -precisamente en los de alta cocina-, muchas veces usado de forma muy original, pero su origen como ingrediente de repostería está en la cocina más popular como este sencillo y riquísimo bizcocho.

La receta al uso en mi familia procede de mi abuela que si bien careció de muchas otras cosas, disponía de aceite del bueno y de aceitunas sin problemas. Se mide por tazas y se hace en dos minutos. Como es tan fácil pueden aprenderlo niños bastante pequeños y tener así su bizcocho casero cuando les apetezca. ¿Quién quiere bollería industrial, comida basura? Ponedles uno de estos delante a ver qué prefieren.

Bizcocho de aceite de oliva

La receta del bizcocho de aceite de oliva

Fácil| 1 h [activo: 15 minutos]

Ingredientes

[ocho personas]
2 huevos • 1 taza y 1/2 de azúcar • 3/4 de taza de aceite • 1 taza y 1/4 de leche • 5 cucharaditas escasas de levadura • 3 tazas de harina •

Elaboración

  1. Batir los huevos con el azúcar, añadir el resto de ingredientes y por último la harina mezclada con la levadura.
  2. Pasar la mezcla a un molde forrado con mantequilla y harina o con papel para horno.
  3. Hornear a 190ºC durante 45 minutos aproximadamente.

Cómo se sabe que el bizcocho está hecho

Se sabe que está hecho cuando está firme al tocarlo con un cubierto (no hace falta quemarse ni pincharlo).

Las variaciones posibles sobre esta receta son muchísimas: utilizar harina integral, azúcar moreno, miel, añadir cacao, frutos secos, ralladuras de cítricos, trozos de fruta, sustituir la leche por yogur, natural o de frutas… Como veis todo sano y para niños cocineros muy gourmets. Es más divertido para ellos que les dejemos inventarse un poco la receta. (Por cierto, y esto viene por lo de la hamburguesa gorda, los niños ya desde muy pequeños hacen hamburguesas y albóndigas de maravilla, les encanta amasar y modelar también en la cocina)

Volviendo al bizcocho, a mí como adulta gourmet, me gusta emplear distintos aceites en su elaboración, combinando con el resto de aromas que vaya a añadir. Por ejemplo un aceite verde con un toque amargo y ralladura de limón, un aceite más dulce y ralladura de naranja, etc. En general me gusta el aceite fuertecito, que se note. Aunque comprendo que quizá la combinación en un bizcocho de aceite fuerte un pelín amargo y ralladura de limón puede que sólo sea apta para paladares intrépidos, aunque sea sin deconstruir.

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:30 06 2012
ver más entradas »

...