INICIO

Hacía bastante que no subía uno de mis característicos resúmenes sobre algún alimento. Ya era hora de volver a ello, y en este caso además porque el brécol (o brócoli) merece la pena. En España se ha hecho popular hace relativamente poco tiempo y es una verdura muy interesante, tanto por sus propiedades nutricionales, como gastronómicas. Más suave de sabor que la coliflor y con una textura más crujiente, se aparta un poco del sabor pronunciado de su familia, las coles, para acercarse al espárrago verde. Y en cuanto a propiedades nutricionales, es un cóctel de vitaminas y minerales a bajas calorías que hay que considerar.

Nombre técnico

Brassica oleracea
La palabra española brécol procede de la italiana broccolo (broccoli es el plural), aunque el término brócoli también es correcto y está casi más difundido.

Historia

El brócoli o brécol era ya apreciado en la antigua Roma. Según Plinio era una verdura excepcional. Hasta hace poco se creía que los romanos la habían traído de Asia Menor. Sin embargo, según recientes estudios genéticos y geográficos, parece ser que es originario de la península itálica y que posteriormente dio lugar a la coliflor. En todo caso, se trata de una planta de origen mediterráneo.

Características del brécol

El brécol, la coliflor y el romanesco son variedades de coles a las que se interrumpe el desarrollo de las flores para que los tejidos florales inmaduros crezcan y se acumulen dando lugar a los característicos ramitos de estas hortalizas.

En el brécol se desarrollan más los pedúnculos florales que en las otras variedades formando pequeños racimos con las yemas en la punta menos compactos que los de la coliflor o el romanesco.

Variedades de brécol

Existen numerosas variedades que se pueden dividir en dos grandes grupos: las variedades sprouting y calabrese o italiana. La más frecuente es esta última, con tallos gruesos y cabezas de 10-20 cm. La sprouting tiene numerosas cabezas más pequeñas y tallos más finos.

Propiedades nutricionales del brécol

El brécol o brócoli es rico en hierro, calcio (138 mg por cada 100 g) y vitamina C (116 mg). Para hacerse una idea basta saber que un alimento como la naranja tiene 36 mg de calcio y 50 mg de vitamina C, o que la leche de vaca tiene 121 mg de calcio por cada 100 g de porción comestible. El brécol contiene además casi tanta vitamina A como la zanahoria.

Si a esto añadimos su bajo aporte calórico (29 calorías), concluimos que el brécol es un alimento enormemente interesante desde el punto de vista nutricional.

Compra y conservación del brécol

Aunque puede verse casi todo el año, la temporada del brécol va de octubre a abril.
Las hojas deben estar frescas y los tallos duros. Los ramilletes estarán apretados y de color verde o morado según la variedad.

Si lo vais a conservar en la nevera hay que envolverlo en plástico y durará 4 o 5 días. Para congelar el brócoli, se corta en ramilletes y se escaldan en agua hirviendo 2 o 3 minutos, se enfrían y se congelan.

Preparación del brócoli

Normalmente se prepara cortándolo en ramitos y cociéndolos al vapor o en agua hirviendo con sal de 2 a 8 minutos según el tamaño y el uso que se les vaya a dar a continuación. Se cuecen destapados y vigilando para retirarlos en cuanto estén y antes de que pierdan su color verde intenso. El brécol es una verdura que, como los espárragos verdes, se debe comer “al dente”, lo que también es una ventaja a la hora de conservar sus vitaminas.

Los tallos del brécol se pueden utilizar. Se pelan y se cortan en tiras y se cuecen junto con los ramitos, aunque los tallos tardarán un par de minutos más en estar hechos.

Utilización del brócoli en la cocina

El brócoli no es una hortaliza tradicional en la cocina española, por lo que las recetas no abundan. No así en la cocina italiana donde el “broccolo” se prepara en ensalada, rehogado y guisado con múltiples aderezos.
En la cocina oriental el brócoli aparece salteado y en platos de pasta y sopas.
Con el brócoli se hacen muy buenas cremas.
Simplemente salteado, o al vapor con aceite o mantequilla es una verdura riquísima que sirve de guarnición para casi cualquier cosa.
Combina muy bien con queso y con otras verduras como en esta receta en la que va gratinado y acompañado de setas: Brócoli al horno con setas y queso castellano. También queda estupendo como relleno de tartas sladas o quiches como esta Tarta de brécol con pasas.
Y si os apetece probar algo diferente, las recetas de espárragos verdes se suelen adaptar muy bien al brócoli.

©Texto y fotos (salvo indicación en contrario): M. Ángeles Torres Secocina

Publicado: 22 01 2010

Revisado: 04 12 2013

Ver más: Artículos, Información alimentos , ,

También te gustarán:

Repollo a la mostaza Cebollas rojas en vinagre Carpaccio de tomate con aceite de trufa Salteado de marzuelos y espárragos

Mmmm, uno de mis propósitos para el año 10 es comer más brécol… por aquello de los antioxidantes que me hacen falta a montón, jaja.


Carlos Dube
23 01 2010
8:41

Sentimos devoción por las coles, y el brécol, ocupa uno de los primeros lugares sin duda. Pero si te soy sincero, y abstrayéndonos por un momento de sus excelentes propiedades y de la información que nos proporcionas, MªAngeles… tus fotos que has hecho a esta verdura son impresionantes. De las mejores que he visto de un tiempo aquí.

Excelentes macros y excelente luz, bueno, no me esperaba menos de una artista como tú, pero vamos, PRECIOSAS. Excelente ejemplar el que compraste. Sano y en su punto.

Un saludo.


M. Ángeles (Spoom)
26 01 2010
8:38

Hola Miriam, el mío también, que ya hasta chirrío un poco por las mañanas… jaja!!

Hola Carlos, ¡muchas gracias! ya sabes lo que agradezco que aprecieis mis fotos.

Un abrazo


Susana Cruz
26 01 2010
11:37

Soy una fiel seguidora de tu web y hoy me he atrevido hacer un comentario…más que nada porque ayer mismo cocinaba brocoli.
Es el ingrediente primordial de mis cremas de verduras.

Saludos.


Carlos Dube
26 01 2010
19:39

ejem, no he pasado a leer lo que me habías contestado, te lo prometo, he pasado a volver a ver las fotos. Y.. ya de paso, te contesto, […] más me gusta a mí ver como le sacas la mejor pose a esta verdura, y tantas otras cosas. Un saludo.


M. Ángeles (Spoom)
27 01 2010
16:24

Hola Susana, ¡qué casualidad! Pues bienvenidos tus comentarios! Y gracias por seguirnos.

Carlos, jeje… es el 100 que te he dicho, que es una maravilla. Te lo vas a tener que comprar, lo estoy viendo…

Un abrazo


polita
28 01 2010
14:29

Hola Spoom, en casa somos muy amantes del brécol, y eso que en la cocina materna ni lo huelen, pero yo volví de un invierno en Londres con él metido en mi lista de incondicionales de la despensa, y hasta ahora…
Me encanta al vapor, con un chorrito de aove, en crudo, por encima. Y en crema.
Ultimamente juego mucho con el tallo, que me parece que tiene un sabor peculiar. Y unas formas preciosas.

Las fotos…maravillosas.

Besotes!!!


María
28 01 2010
15:40

Hola Mª Ángeles, es curioso lo que me pasa con el brécol, es una de las verduras que mejor nos sientan y por eso la comemos muy amenudo preparándola de mil maneras diferentes; lo humilde que parece y la de cosas que admite…. tus fotos, pufffffffffffffffffffff una vez más me dejan sin palabras; realmente como dijiste una vez “consigues que digan patata”.
Saludos frescos desde el Pisuerga


M. Ángeles (Spoom)
29 01 2010
8:57

Hola Poilita y María. Es verdad que el brécol sorprende. Al vapor es en mi opinión como mejor queda y pasado se destroza.
Y gracias por apreciar mis fotos!!

Abrazos!


Su
05 02 2010
9:09

Buenos días M. Angeles, te agadezco que me hays dado la oportunidad de ver tu trabajo, mi reader contigo no me funcionaba cosa que he solucionado ahora mismo. Un placer absoluto poder disfrutar de tu cocina, tu gusto y tus cosas.
Ya me tienes aqui, sin moverme.
Un beso


M. Ángeles (Spoom)
06 02 2010
18:13

Gracias Su, yo también he actualizado el mío, o sea, que estamos en contacto!!
Besos


[…] las gambas salteadas os complica la vida, se pueden hacer cocidas con antelación. También vale. Más información sobre el brécol (o brócoli) […]


mariajesusparadela
03 07 2013
9:40

tengo una plantación de brécol que está dando sus frutos en estos momentos.
El brécol produce mucho más allá de abril (estamos en julio) y, después decortado el cogollo central, aun prodece pequeños cogollos en las uniones de las hojas que quedan.
Entré por saber si hay formas de conservación, ya que tengo veinte cogollos en su punto y, aunque me encanta ¿quién se come veinte?.


M. Ángeles
03 07 2013
19:10

Hola Mariajesus, el dato que das es incuestionable, desde luego. Pero ya sabes que las temporadas son simpre orientativas. Luego hay zonas, plantas, suelos, años, todos diferentes.
Yo lo congelaría, creo que es lo mejor.
Un saludo