Rabo estofado al oporto

Como llevaba una temporada cocinando muchas “cursiladas”, me apeteció ponerme con un guiso casi se puede decir hoy día que monumental, ya que el ingrediente principal se mide en kilos, el vino por botellas y el el tiempo en días -o casi-. Y que conste que hice sólo para seis…

Al final estos trabajos suelen merecer la pena. Quedó un guiso suavísimo, aunque parezca mentira, de una gran delicadeza de sabor y con una salsa que era una maravilla de textura y aroma. No es por flipar :-D Es que fue así realmente. Qué considero fundamental para este resultado: 1. Una limpieza previa meticulosa de los trozos de rabo, 2. Reposo en la nevera de al menos 12 horas, que permite desgrasar luego la salsa perfectamente y hace que se traben los sabores, y 3. Segunda cocción ya sin grasa para que los trozos de rabo se impregnen bien y se caramelice un poco el guiso. La textura que queramos la conseguiremos en este momento a ojo.

El acompañamiento: unas patatas nuevas asadas con cebollas y pimiento verde acompañaron el guiso a la perfección.

¿Qué más se puede pedir? Pues un buen vino ¿no? Pero aquí ya se fastidió la cosa. No suelo recomendar vinos, porque me equivoco bastante y eso fue lo que sucedió. Queriendo beber algo muy especial elegí un Priorato de esos que a pesar de ser reserva parecen jóvenes y metí la pata totalmente. La delicadeza de la salsa hecha con oporto creo que hubiera agradecido un reserva de los de antes. Qué le vamos a hacer. Valga esta confesión en pro de mi sinceridad cuando os recomiendo que un día de estos que tengáis ganas os pongáis el delantal y os hagáis este estupendo guisote. Todos nos merecemos un homenaje de vez en cuando!

Rabo estofado al oporto

Rabo estofado al Oporto

Ingredientes

(6 personas)
2 rabos de buey o ternera • 2 cebollas • 1 zanahoria • 1/2 tomate • 6 dientes de ajo • 1 botella de oporto tinto • 1 litro de caldo de carne • pimienta en grano • 1 ramillete de perejil, apio y tomillo • aceite de oliva

Elaboración

  1. Lo primero es limpiar bien los trozos de rabo quitando toda la grasa. A continuación rehogarlos con el aceite hasta que estén bien dorados por todas partes y pasarlos a una cazuela grande.
  2. Mientras el rabo se va rehogando, picar toscamente las cebollas y la zanahoria y rehogarlas en la misma sartén también hasta que se doren. Añadir los ajos sin pelar, el medio tomate pelado y sin semillas y el ramillete. Sofreír un poco más y bañar con el vino de Oporto. Dejar que hierva un par de minutos y echars todo sobre los trozos de rabo en la cazuela. Completar con caldo para que queden cubiertos.
  3. Poner la cazuela al fuego y llevar a ebullición. Añadir unos granos de pimienta y sazonar muy ligeramente o nada, teniendo en cuenta que la salsa tiene que reducirse mucho. Bajar el fuego y dejar que cueza lentamente hasta que esté muy tierno (la carne debe desprenderse del hueso con toda facilidad). El tiempo aproximado son unas tres horas, aunque depende mucho de la carne. Si durante la cocción se ve que falta líquido, completar con un poco más de caldo.
  4. Cuando los rabos ya están, se sacan. La salsa se reduce a 2/3 a fuego más vivo y se cuela apretando ligeramente. Volver a introducir los trozos de rabo en la salsa y dejar enfriar. Una vez frío, se mete en la nevera 24 horas por lo menos.
  5. A las 24 horas se saca y se le quita toda la grasa que habrá quedado coagulada en la superficie. Volver a poner la cazuela a fuego lento durante una hora en la que deberá cocer destapado para que la salsa se siga reduciendo. Remover de vez en cuando con cuidado para que todos los trozos se vayan “caramelizando” bien. Probar la salsa para rectificar de sal y ya está. Se sirve muy caliente.

Notas

El trabajo de esta receta se ve recompensado por su estupendo sabor. Si falta tiempo, se puede recurrir a la olla a presión (30 minutos aproximadamente, según los modelos), pero de la limpieza del rabo, reducción de la salsa, y el reposo en la nevera no nos librará nadie si queremos que salga buena. • Acompañar con unas patatas nuevas asadas con pimiento y cebolla

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:04 12 2012
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más