He aquí una receta tradicional que siempre sale bien. La salsa se ve a veces triturada, queda como un puré, pero no es necesario en absoluto.

La receta

Iingredientes

[cuatro personas]
4 perdices limpias y atadas • 800 g de cebolla • 8 bolas de pimienta • 1 clavo de olor • 1 hoja de laurel • 1 ramillete de hierbas (tomillo y perejil) • 350 ml de vino blanco • 50 ml de vinagre • sal y pimienta • 100 ml de aceite de oliva

Elaboración de la perdiz estofada

  1. Sazonar las perdices y dorarlas en una cazuela con el aceite. Añadir la cebolla finamente picada, la pimienta en grano, el clavo y el vinagre.
  2. Dejar cocer tapadas hasta que la cebolla empiece a dorarse, momento en el que se añade el vino. Se vuelve a tapar y se dejan a fuego lento hasta que se consuma el vino.
  3. El guiso debe quedar dorado y las perdices, tiernas. Si no es así, añadir un poco de agua o caldo y seguir cociendo hasta que se ablanden.
  4. Retirar los hilos y el ramillete, cortarlas por la mitad y servir.

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:19 02 2015
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más