Pavo con salsa al pimentón
Al hacer esta salsa te empiezas a acordar de las sopas de ajo. La sopa castellana, tan recia y tan suya… El ajo y el pimentón es lo que tienen. Pero según avanzas con la receta la cosa cambia. El pavo da la nota suave, pero aunque no se trate de un huevo escalfado, no salimos del gallinero. La nata sí que nos cambia de aires y nos lleva a lugares apacibles, de verdes pastos. Y si nos atrevemos a poner yogur en vez de nata, el vuelco es total: nuestros raciales ajo y pimentón han tomado vuelo y se nos van a Oriente. Ni siquiera se detienen en el país de la paprika, quieren llegar lejos. El pavo, aunque no sepa volar, casi se nos vuelve un pavo real y se olvida de su reciente pasado en la estantería-nevera del supermercado. Para rematar, podemos poner de guarnición un arroz basmati con un poco de cilantro picado y a soñar…

La receta

Ingredientes

[cuatro personas]
1 pechuga de pavo de 800 g • 1/cebolla • 2 dientes de ajo • 1 ct de pimentón • 150 ml de vino fino • 200 ml de agua o caldo de ave • sal y pimienta • aceite de oliva • 200 ml de nata líquida o yogur

Elaboración del pavo con salsa al pimentón

  1. Atar la pechuga para que quede redonda o pedir al carnicero que la ate. Poner al fuego una cazuela con cuatro cucharadas de aceite y rehogar el pavo por todas partes hasta que tome color. Retirarlo e incorporar la cebolla cortada en tiras y el ajo pelado pero sin cortar. Sofreírlos hasta que se doren.
  2. Separar la cazuela del fuego un momento y añadir el pimentón. Disolverlo rápidamente en el aceite con cuidado para que no se queme y enseguida añadir el vino. Dar un hervor e incorporar el agua o el caldo.
  3. Volver a poner el pavo en la cazuela y salpimentar todo. Tapar y cocer a fuego lento durante 45 minutos dando la vuelta de vez en cuando.
  4. Sacar el pavo y dejarlo reposar al menos 15 minutos. Mientras reposa, triturar la salsa con la batidora de mano y añadir la nata. Hervir suavemente hasta que espese un poco. Retirar el bramante del pavo y cortarlo en lonchas. Servir con la salsa en salsera.

Notas

En vez de nata se puede terminar la salsa con yogur. en este caso, no debe volver a hervir. Si ofrece un aspecto cortado, se vulve a batir con la batidora de mano hasta que quede lisa y ligada.