Nunca está de más dar un nuevo repaso a los libros de cocina de toda la vida. Siempre aparece alguna gran receta de la que no te acordabas, o alguna joya sencilla y rápida como estas patatas guisadas con tomate. Las he adaptado del maravilloso La cocina de Nicolasa (1933), cuyo prólogo escrito por Gregorio Marañón habréis visto citado más de una vez.

He de decir que la receta de doña Nicolasa se parece a ésta en que lleva patatas y tomate, pero la verdad es que me he permitido alguna que otra libertad, ya que el sofrito suyo se hace con tocino derretido en lugar de con aceite, no añade chorizo y en cuanto al tomate, se conforma con media lata que haya por ahí.

En mi familia son muy de guisotes de patata, nos encantan, y es que son ricos y muy cómodos: en media horita los tienes listos. Ahora bien, con la moda de las “ligerezas”, las patatas no están bien vistas y eso que las patatas guisadas o cocidas son de lo más digestivo que existe. Si alguien todavía sufre y se debate entre el deseo de zampárselas y algún tabú dietético, mi consejo es que no las ponga como plato único, sino que las sirva como aperitivo en alguno de esos cacharritos monos que quedan tan bien. Con ello no sólo logrará estar a la vez “en misa y repicando”, sino que adquirirá fama de moderno y de hacer presentaciones de lo más estilizado. Y seamos honestos: los guisotes están igual de buenos, pero “cucharada y paso atrás” y “cucharita de aperitivo” no son exactamente lo mismo.

Patatas guisadas con tomate

Patatas guisadas con tomate: la receta

Ingredientes

[seis personas]
2 kg de patatas • 100 g de chorizo estilo casero • 1 cebolla • 350 g de tomate frito casero • 4 cs de aceite de oliva v.e. • sal y pimienta negra molida

Elaboración

  1. Pelar las patatas y cortarlas en trozos del tamaño de una nuez.
  2. Pelar la cebolla y picarla finamente. Cortar el chorizo en rodajitas.
  3. Poner la fuego una olla con el aceite. Rehogar la cebolla hasta que empiece a dorarse. Añadir el chorizo y las patatas y continuar rehogando un minuto. Añadir el tomate y rehogar un par de minutos más.
  4. Terminar de cubrir las patatas con agua o con caldo de carne o ave. Sazonar con sal y una pizca de pimienta.
  5. Cocer a fuego lento durante 20-30 minutos, hasta que las patatas estén hechas.

Nota

Las patatas guisadas siempre se tienen que comer recién hechas para que no se queden duras.

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:22 02 2015
ver más entradas »

...