paquetes de txangurro

El delicioso sabor del txangurro es siempre festivo por sí mismo. Estos paquetes de txangurro son una receta del estilo de aquellas que en los setenta y ochenta comenzaron a transformar la gastronomía española y a alejarla de lo castizo sin perder las raíces. Es un tipo de cocina que me encanta y con la que conecto personalmente, ya que por esas fechas comencé a interesarme mucho por la cocina y la gastronomía.

En aquellos tiempos, enterarse de dónde se vendían hojas de brik era una labor detectivesca; también fue entonces cuando la nata líquida hizo su aparición estelar en restaurantes y supermercados: ¡a todo se le ponía nata! Parecía que la nata era ni más ni menos que el toque de modernidad y distinción que cualquier plato precisaba. Desde luego, esa fiebre pasó hace tiempo y ahora hacemos un uso de la nata, como el de esta receta, más inteligente y moderado. Y esto no quiere decir en absoluto que la cocina actual sea moderada (no lo es para nada); y en cuanto a inteligente, tengo muchísimas dudas. A veces, lo que es inteligente a efectos de marketing, gastronómica y culinariamente dista mucho de la mínima discreción. Sí, discreción, anticuada e importante palabra cuyo significado es sensatez de juicio y tacto en palabras y obras.

Claro que ante cualquier insensatez mediática o privada, siempre puedes decir, como en la canción de Sabina, «esta boca es mía»: para elegir lo que cocinas y lo que te llevas a ella, eso desde luego; para expresar tu opinión, también; y, sigo con la canción, para defender tu pan, tu pan y tu alegría. Cosa complicada en los tiempos que corren. Este año siento y quiero expresar, sobre todo, agradecimiento hacia todos los que me han ayudado a defender mi alegría: amigos y familia y también lectores y suscriptores de este blog que seguís ahí esperando las publicaciones (aunque salgan con cuentagotas) y animándome a seguir con vuestros correos. Espero que ese agradecimiento se materialice en vuestras cocinas si lleváis a la práctica esta delicada y clásica receta, elegante de presentación e intensa de sabor. La cociné como regalo navideño para un blog amigo que ya no está en la red, y aquí os la dejo también a vosotros como regalo de amistad.

La receta

Dificultad: Intermedia | 1 hora [activo: 45 minutos]

Ingredientes

[6 personas]
1 centollo cocido • 3 cs de aceite de oliva virgen extra •100 g de cebolla •100 g de zanahoria • 1 ct de pan rallado 150 ml de nata líquida • 1 cs de mantequilla •1 cs de coñac • sal • pimienta negra molida • unas hebras de azafrán • 1 ct de tomate frito • 6 hojas de brick

Elaboración de los paquetes de txangurro

  1. Abrir el centollo y sacar toda la carne, los corales si los tiene (los corales son de color rojo y tienen un sabor extraordinario). Procurar que no quede ningún trocito de caparazón. Reservar.
  2. Pelar y picar muy finamente la cebolla y la zanahoria. Calentar el aceite en una sartén y rehogarlas hasta que la cebolla esté transparente y comience a dorarse. Añadir el brandy y cocer unos segundos. Separar dos cucharadas de este sofrito y reservarlas.
  3. Añadir la carne del centollo reservada y mezclar con el sofrito. Sazonar ligeramente con sal y pimienta. Agregar una pizca de pan rallado si es necesario para ligar, si no, es mejor no utilizarlo.
  4. Poner una cucharada colmada de relleno en cada hoja de brick. Enrollarlas y doblar los lados para formar paquetes.
  5. Colocarlas en una bandeja forrada con papel para horno y pintarlas con la mantequilla derretida. Hornearlas a 200ºC el tiempo justo para que se doren.
  6. Mientras, preparar la salsa: poner el sofrito reservado en un cazo limpio. Añadir el tomate, la nata y el azafrán. Llevar a ebullición, bajar el fuego, y cocer suavemente cinco minutos. Sazonar con sal y pimienta.
  7. Servir los paquetes recién hechos con la salsa caliente.

Notas

El azafrán aporta un toque muy especial a los platos de marisco, lo mismo que el coñac o el brandy, potencian su sabor.
Las cantidades están pensadas para un entrante. Si es plato principal, aumentad la cantidad de relleno al doble por lo menos.
Para los que todavía estáis pensando qué cocinar estas fiestas: aquí están todas las recetas, menús y maridajes de Navidad de Secocina.

A todos os deseo que paséis unas fiestas muy felices y un 2017 estupendo.

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:21 12 2016
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más