Flan de huevo en la olla exprés

El flan de huevo en la olla exprés era una de las mejores especialidades de mi madre. Que tenía muy pocas, porque una verdadera especialista no se especializa en mil cosas: ella elegía una y la perfeccionaba al límite. Yo creo que postres no hacía mas de dos o tres, y dulces en total, unos seis o siete. Así que le salía, bueno, “pluscuamperfecto” y por supuesto liso y sin “ojos”. He ayudado a preparar, he desmoldado y he comido flanes a cientos, como ya os podéis imaginar. Y sin embargo era una receta que llevaba años en el baúl de los recuerdos. Hasta que el otro día dije basta y la desempolvé. Lo malo es que no la tenía apuntada y aunque las cantidades del flan son fáciles de conseguir, tuve que hacer varias pruebas. Y yo no soy como mi madre, eso de repetir una receta me cuesta muchísimo. Bueno la verdad es que sí he cambiado alguna cosa de la receta original: he añadido la vainilla y he sustituido parte de la leche por nata. Pero la cuestión era el tiempo necesario para que el flan estuviera bien cuajado y tuve que repetirlo varias veces hasta que salió bien. Hay recetas por ahí que indican muy poco tiempo para el flan en la olla. Nada de nada, en 5-10 minutos que dicen algunos, el mío estaba completamente líquido. En fin, contratiempos. Aun así, cuando al fin conseguí que me cuajara este, resultó que no había estado muy fina con el caramelo, que cristalizó un poco por los lados y de ahí esas rugosidades laterales imposibles de esconder. Pero por dentro (al igual que los plátanos negros de la nevera) estaba liso y perfecto. La experiencia como pinche de flanes se acabó notando. No hay constancia fotográfica del interior del flan debido al éxito obtenido.

Mi madre lo hacía de postre con frecuencia, pero lo más habitual era que el flan hiciera su aparición en las meriendas de amigas, que también recuerdo –flan incluido– en casa de mi abuela. A lo mejor por eso me parece que el flan tiene un aire anticuadillo, quizá como esas reuniones que para la mayoría han pasado a la historia. Qué tiempos aquellos en que las señoras se reunían un día fijo para jugar a las cartas y pegarse unas meriendas de infarto. Las mujeres hemos ganado muchas cosas, pero hemos perdido otras. A mí, la verdad, no me interesa mucho saber qué fue del pinacle, el bridge o la canasta; sí qué fue del flan; y desde luego lo de merendar una tarde a la semana con las amigas llueve o truene (porque aquellas reuniones eran algo sagrado) ¡uf! vaya sueño… Así que este flan defectuosillo se lo dedico con cariño a mis amigas, a las que siempre veo menos de lo que me apetece. Quien sabe, a lo mejor cuando seamos viejecitas tenemos tiempo para ponernos ciegas de flanes y pastas y hablar, hablar y hablar…

Flan de huevo en la olla exprés

La receta

Dificultad: media | 35 minutos [activo: 15 minutos]

Ingredientes

[ocho personas]
400 ml de leche entera • 100 ml de nata para montar (35% m.g.) • 4 huevos • 150 g de azúcar • 1/2 ct de esencia de vainilla

[una persona]
100 ml de leche entera • 25 ml de nata para montar (35% m.g.) • 1 huevo • 40 g de azúcar • unas gotas de esencia de vainilla
(Una persona: te dará para dos veces, pero menos de un huevo no vas a hacer. Usa dos flaneras individuales y cuece los flanes 10 minutos)

Elaboración del flan de huevo en la olla exprés

  1. Calentar la leche y la nata junto con la vainilla y apagar el fuego cuando vaya a hervir.
  2. Dejar que se enfríe un poco tapado para que no forme nata (si la forma, retirarla).
  3. Mientras, separar 3 cs de azúcar y calentarlas en la flanera junto con 1 y 1/2 cs de agua hasta que se forme un caramelo oscuro. Apartar del fuego y mover la flanera para que el caramelo se extienda por el fondo y las paredes del molde. Reservar.
  4. Batir los huevos con el azúcar procurando no hacer espuma. Unirlos a la leche templada. Colar la mezcla y pasarla a la flanera con suavidad (nada de espumas, insisto…).
  5. Tapar la flanera con papel de aluminio apretando bien los bordes para que no entre absolutamente nada. Si tiene tapa, ponérsela también. Si no, poner un plato llano encima sin más.
  6. Poner un par de dedos de agua caliente en la olla y colocar la flanera sobre el cesto de cocer al vapor. A falta de cesto, colocarla sobre algo, como por ejemplo un aro, de forma que no toque el agua.
    Tapar la olla y cocer a presión de 1 bar (en mi olla es la máxima) durante 20 minutos. Dejar que el flan se enfríe lentamente con la olla tapada y cuando esté frío guardarlo tapado en la nevera hasta el día siguiente o por lo menos unas tres horas.
  7. Justo antes de servir, destaparlo y pasar un cuchillo o una espátula muy suavemente por el borde si se ve que está pegado, pero sin bajar mucho porque no es necesario. Poner un plato grande encima de la flanera, sujetar bien, e invertir el conjunto suavemente pero con decisión y rapidez (sé que es difícil, parece lo de “arreglá pero informal”, pero saldrá bien). Retirar la flanera y servir.

Notas

Los que no tengáis ni cesto ni aro os podéis hacer un aro con una lata de conserva redonda un poco grande abriéndola del todo por los dos lados. Y lavándola bien, claro, que no os salga el flan oliendo a escabeche… De hecho mi madre usaba un aro así. Requetelimpio, obviamente.

Para que el azúcar no cristalice al hacer el caramelo, no intentéis extenderlo por los lados antes de tiempo, esperad a que el caramelo esté bien hecho.

La olla exprés es una buena herramienta para hacer flan. Es muy impotante que el flan nunca hierva, ya que quedaría con ojos (como un queso) o incluso se cortaría, y eso es lo peor que le puede pasar a un flan. Como ya os he explicado en otras recetas, gracias a la presión la temperatura de ebullición se eleva dentro de la olla, de forma que aunque estés cociendo a una temperatura algo superior a los 100ºC, nada hierve y no habrá ningún tipo de problema para el flan.

Flan de huevo en la olla exprés

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:19 02 2013
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más