Espinacas salteadas con salsa de soja y huevo

Siempre que veo los manojos de espinacas en la frutería no me puedo contener. Me encantan. Estas espinacas salteadas ni siquiera hay que cocerlas, van directas a la sartén. Me apetecía un sazonamiento un poco picante, así que añadí bastante ajo prensado y la guindilla, y para mí que estaban pidiendo a gritos un poco de salsa de soja. Finalmente, el toque de ralladura de naranja. Riquísimas.
Como remate, creo que el huevo lo estaban pidiendo también. Eran unas espinacas muy pedigüeñas. Hubiera preferido un huevo escalfado, pero no tenía huevos adecuados para escalfar. No sé a vosotros, pero cada vez cuesta más encontrar huevos bien frescos. Aquí tenéis información completa sobre el etiquetado de los huevos. Sinceramente, me estremece ver que la fecha de consumo preferente (no caducidad) es de 28 días desde la puesta… ¡pero si los pollitos nacen a los 21! Nunca creí que un huevo decente pudiera ir más allá de ese límite. Así que fijándonos en la fecha podemos calcular la fecha de puesta y darnos cuenta de que es difícil encontrar huevos que no lleven rodando por ahí menos de una semana.

huevos

La receta

Fácil | 30 minutos [activo: 30 minutos]

Ingredientes

[cuatro personas]
1 kg de espinacas • 4 huevos • 1 guindilla roja seca • 4 dientes de ajo • 4 cs de aceite de oliva virgen extra • 2 cs de salsa de soja • 1 ct de ralladura de naranja • escamas de sal
[una persona]
250 g de espinacas • 1 huevo • 1 trocito de guindilla roja seca • 1 diente de ajo • 1 cs de aceite de oliva virgen extra • 1/2 cs de salsa de soja • 1 pizca de ralladura de naranja • escamas de sal

Elaboración de las espinacas salteadas con salsa de soja y huevo

  1. Quitar los tallos y las hojas estropeadas de las espinacas. Lavarlas muy bien con agua abundante para eliminar toda la tierra. Escurrirlas y secarlas lo más posible con un trapo limpio o papel de cocina.
  2. Poner el aceite en una sartén amplia. Prensar los ajos y agregarlos a la sartén. Poner la sartén al fuego y remover los ajos para que se distribuyan bien. Añadir la guindilla en trocitos.
  3. Cuando los ajos comiencen a moverse, incorporar las espinacas en varias tandas. Removerlas con una espátula de madera para que se mezclen con los ajos sin dañarse. Cuando la primera tanda pierda un poco de volumen, se añade la siguiente y así hasta terminar con todas.
  4. Añadir la ralladura de naranja y la salsa de soja y mezclar con las espinacas. Todas estas operaciones se hacen a fuego vivo.
  5. Retirar las espinacas del fuego. Servirlas enseguida con unos huevos escalfados o fritos y sazonadas unas escamas de sal.

Notas

Si las espinacas no están muy secas en el momento de saltear, soltarán líquido. Habrá que quitarlo con cuidado de no llevarnos por delante los ajos y la guindilla. Mejor no esperar a que se evapore, porque las espinacas quedarían demasiado hechas.

Espinacas salteadas con salsa de soja y huevo

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:22 02 2015
ver más entradas »

...