Croquetas de champiñones al ajillo

En estas croquetas de champiñones se fusionan dos de las raciones más ancestrales y arrolladoramente atávicas de nuestras barras de tapas tradicionales: los champiñones al ajillo (una de champi) y las croquetas. Hay veces que el afán de fusión nos lleva a fusionar lo infusionable, bien porque se trata de cosas del mismo sitio que suelen fusionarse ellas solas ya per se, sin necesidad de cocineros que se pasen de listillos, bien porque todavía no se hacen infusiones de croquetas ni de ajillo. Me estoy haciendo un lío, ¿lo infusionable no se puede fusionar, pero se puede infusionar?
Corramos un tupido velo o un cinematográfico fundido en en negro… (¿fundido? ¿fundir? mm)

Paso a la receta.

Croquetas de champiñones al ajillo

La receta

Dificultad: media | 3 horas [activo: 1 hora]

Ingredientes

[seis personas]
250 g de champiñones • 2 dientes de ajo • 1 cs de perejil picado • 4 cs de aceite de oliva virgen extra • 45 g de harina • 550 ml de leche • sal • 2 huevos • pan rallado • aceite de oliva para freír

[una persona]
45 g de champiñones • 1/2 diente de ajo • 1/2 ct de perejil picado • 1 ct de aceite de oliva virgen extra • 1/2 cs de harina • 90 ml de leche • sal • 1 huevo • pan rallado • aceite de oliva para freír

Elaboración de las croquetas de champiñones al ajillo

  1. Cortar el pie terroso de los champiñones y lavarlos. Secarlos bien y cortarlos en cuartos.
  2. Poner al fuego una sartén con 1 cs de aceite y añadir los champiñones. Saltearlos dos o tres minutos hasta que estén hechos. Añadir los ajos y el perejil muy picados y saltear unos segundos más. Reservar y dejar enfriar.
  3. Para la bechamel, calentar el resto del aceite junto con la harina en una cazuela. Rehogar suavemente hasta que la harina se cocine bastante, pero sin tostarse. Añadir poco a poco la leche removiendo bien apra que no se formen grumos. Sazonar con sal y una pizca de pimienta.
  4. Picar los champiñones al ajillo en la picadora de forma que queden muy picaditos pero no en puré. Añadirlos a la bechamel. Probar y rectificar el sazonamiento.
  5. Extender la bechamel en una bandeja para que se enfríe. Dejarla reposar al menos dos horas (en cuanto se pueda, meter en la nevera tapada con film) para que se puedan formar las croquetas.
  6. Formar bolas con la mezcla de croquetas ya enfriada. Pasarlas por pan rallado, huevo batido y una vez más, por pan rallado.
  7. Freír las croquetas por tandas en aceite a 180ºC y escurrirlas sobre papel absorbente. Servir calientes.

Notas

Para hacer la bechamel, la cantidad de harina y aceite deben estar equilibradas: al calentarse el aceite queda como una crema, ni demasiado aceitosa, ni demasiado seca. Si no es así, añadid un poco de harina o aceite según lo que veáis que falta.
Esta cantidad es suficiente para un aperitivo para seis personas.
En esta otra receta de croquetas de gallina os cuento una forma exprés de hacer las croquetas.

Croquetas de champiñones al ajillo

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:04 06 2013
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más