Hoy toca cuento, queridos niños…, el cuento de la crema de pollo y verduras que alimenta y no engorda.

Érase una vez una mamá que sabía hacer unas cremas con verduras y muchas más cosas; unas cremas muy ricas, muy ricas. De todas formas, a los niños no les gustaban las cremas y siempre se servían muy poquito y se lo dejaban casi todo en el plato.
Pero la mamá –que era muy lista, muy lista– hizo una crema con pollo, patata, zanahoria, mucho puerro, acelgas y judías. Le puso una nata especial y la aliñó con unas hierbas muy bonitas, bastante parecidas al césped y que olían muy bien. Luego molió por encima un poco de pimienta y las semillas de una planta que se llama cilantro y que olían todavía mejor. También sacó de la despensa una botella con un aceite especial y le puso un poco.

— ¿Y se comieron esa crema?
— Por supuesto que no, menudos son ellos.
— ¿Y entonces?

Entonces la mamá puso la crema en unos tuppers y todas las noches tenía para cenar una crema muy rica, muy rica para ella sola. Así, cuando se cansaba de comer las cosas tan sabrosas que hacía para su blog (esta mamá tenía también un blog de cocina), podía cenar su crema y además de alimentarse súper bien y no tener que pensar, adelgazaba medio kilo. Como se ve,era una crema que servía para adelgazar a todo el mundo: daos cuenta de que aquellos niños ya habían adelgazado por la mañana por culpa de haberse saltado el primer plato. Pero eso no tiene ninguna importancia, porque en la cena y en la merienda se resarcían comiendo cosas que no os puedo decir.

–¿Pero por qué?
–Porque todavía sois un poco pequeños. Hala, a dormir.

Y colorín colorado… Sirva este cuento para escarmiento de padres que en algún momento se hicieron la ilusión de que las verduras en puré (o cremita rica) con aditamentos proteínicos (léase pollo) alimentarían a sus hijos. Pardillos…

La receta

Dificultad: ninguna | 50 minutos [activo: 20 minutos]

Ingredientes

[seis personas]
1 kg de verduras variadas (patatas, puerros, cebolla, nabos, zanahorias, acelgas, judías verdes…) • 200 g de pechuga de pollo • 1 l de caldo de ave • 4 cs de aceite de oliva virgen extra • 75 ml de crema fresca • pimienta negra molida • semillas de cilantro molidas • cebollino picado • sal

[una persona]
160 g de verduras variadas (patatas, puerros, cebolla, nabos, zanahorias, acelgas, judías verdes…) • 35 g de pechuga de pollo • 160 ml de caldo de ave • 1/2 cs de aceite de oliva virgen extra • 1 cs de crema fresca • pimienta negra molida • semillas de cilantro molidas • cebollino picado • sal

Elaboración de la crema de pollo y verduras

  1. Calentar el aceite en una olla y sofreír las verduras un minuto o dos. Añadir el pollo limpio. Cubrir con el caldo y sazonar con sal.
  2. Llevar a ebullición, bajar el fuego y tapar. Cocer 30 minutos o hasta que el pollo esté bien hecho y todas las verduras muy blandas.
  3. Triturar con la batidora de mano hasta dejar una crema muy fina. Pasarla por el chino, por si acaso, y ponerla en una olla limpia. Si ha quedado demasiado espesa, añadir un poco más de caldo.
  4. Agregar la crema fresca, probar y rectificar de sal.
  5. Servir caliente con un chorrito de aceite de oliva, pimienta y semillas de cilantro molidas y el cebollino picado por encima.

Notas

No sé si el cuento os habrá hecho pensar algo distinto: esta crema está riquísima y vale muy bien como cena ligera o como comida ultra ligera de tupper. Se puede congelar.

Crema de pollo y verduras

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:12 05 2015
ver más entradas »

...