Crema de calabaza con ajetes

Una crema de calabaza es de lo más fácil y rico que podemos hacer en lo que a cremas de verduras se refiere. Si además asamos la calabaza, se potencia el aroma campestre, terreno, de esta hortaliza. He visto recetas de crema de calabaza asada en varios blogs de amigos y la verdad es que me daban muchas ganas de hacerla. Sé por una amiga americana que por allí hay muchas clase de calabaza y que se la comen asada y de mil maneras. En España estamos más limitados, pero eso no impide que la calabaza sea una hortaliza estupenda y con mucha potencialidad culinaria: sabor a campo, color de sol, textura aterciopelada…, un lujo.

La receta

Dificultad: Fácil | 1 h 30 min [activo: 30 minutos]

Ingredientes

[6 personas]
2 kg de calabaza • 1 l de caldo de ave • 4 dientes de ajo • 3 cs de aceite de oliva virgen extra • 200 ml de crema fresca • 1 manojo de ajetes • sal • pimienta • aceite de trufa

[una persona]
350 g de calabaza • 200 ml de caldo de ave • 1/2 diente de ajo • 1,5 ct de aceite de oliva virgen extra • 35 ml de crema fresca • 2 ajetes • sal • pimienta • aceite de trufa

Elaboración de la crema de calabaza asada con ajetes

  1. Pelar la calabaza y cortarla en cubos de unos 3 cm. Ponerlos en una bandeja cubierta con papel de horno, junto con los ajos partidos por la mitad y sin pelar. Sazonar con sal y 2 cs de aceite de oliva. Asar a 180ºC durante una hora o hasta que la calabaza esté blanda.
  2. Pasar los trozos de calabaza a una olla junto con la pulpa de los ajos asados. Triturar con la batidora añadiendo el caldo necesario hasta conseguir una crema muy fina.
  3. Justo antes de servir, calentarla y añadir la crema fresca y algo más de caldo si está demasiado espesa.
  4. Pelar los ajetes y cortarlos en rodajitas finas. Calentar 1 cs de aceite de oliva y añadir las rodajitas. Cocinarlas a fuego suave hasta que se ablanden.
    Servir la crema caliente adornada con los ajetes y con un chorrito de aceite de trufa.

Notas

Para la guarnición he usado solo la parte verde de los ajetes, más picante, que hace un buen contraste con el dulzor de la calabaza, pero podéis poner verde y blanco sin problema.

El aceite de trufa le da a esta crema un toque delicioso en mi opinión, pero como es algo muy sabroso y que no gusta a todos, creo que lo mejor es ponerlo en la mesa y que cada uno decida lo que le apetezca.

Crema de calabaza con ajetes

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:21 11 2013
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más