Mi abuela hacía una cazuela llena de pequeñas verduras en salsa rellenas de carne picada. A mí me parecía una monada: tomates, calabacines, patatas, pimientos y cebollas, creo que tenía. A lo mejor en mi entusiasmo estoy añadiendo alguna. Desde entonces he rellenado toda clase de verduras y siempre me acuerdo de este plato tan rico, gracioso y colorido.

Tengo debilidad por las cebollas rellenas. Hay verduras, como los pimientos, que ya vienen listas para rellenar y otras, como las cebollas, que casi. Pero las cebollas son en mi opinión más combinables con distintos sabores. Los que tenéis mi libro a lo mejor os habéis animado ya con las cebollitas rellenas de arroz salvaje con trocitos de foie gras. Es una receta que me encanta. Estas cebollas rellenas de hoy llevan un relleno más suave y multiusos: si os apetece, podéis usarlo para pimientos, tomates, calabacines… cualquiera de las verduras de la recordada cazuela. Pero esta vez, en lugar de verduritas pequeñas, me he decidido a rellenar estas estupendas cebollonas dulces, porque tenía muchas ganas de verlas de protagonistas de un plato, con lo ricas que son.

cebolla
Cebollas rellenas de mozzarella y salmón ahumado

La receta

Ingredientes

[cuatro personas]
2 cebollas dulces grandes (600 g) • 2 tomates maduros (350 g) • 5 ajetes • 250 g de mozzarella fresca • 100 g de salmón ahumado • 1 cs de perejil picado • 1 ct de cebollino picado • 1 cs de parmesano rallado • aceite de oliva virgen extra • vinagre balsámico • sal • pimienta negra molida

[una persona – tendrás que guardar la mitad o comértela de plato único, pero media cebolla no se puede hacer con esta receta]
1 cebolla dulce grande (300 g) • 1 tomates maduros (175 g) • 2 ajetes • 125 g de mozzarella fresca • 50 g de salmón ahumado • 1/2 cs de perejil picado • 1/2 ct de cebollino picado • 1/2 cs de parmesano rallado • aceite de oliva virgen extra • vinagre balsámico • sal • pimienta negra molida

Elaboración de las cebollas rellenas de mozzarella y salmón ahumado

  1. Cocer las cebollas enteras y sin pelar en la olla a presión durante 20 minutos (presión 1 bar). También se pueden cocer en agua hirviendo durante 40 minutos aproximadamente o hasta que se puedan pinchar sin que se deshagan.
  2. Mientras cuecen las cebollas: pelar los tomates y quitarles las semillas. Guardar las semillas en un cuenco y picar el resto en daditos pequeños (menos de 1 cm). Cortar el salmón y la mozzarella también en daditos y mezclarlos con el tomate. Añadir las hierbas picadas y una pizca de sal y pimienta.
  3. Enfriar las cebollas un poco para que se puedan manejar. Pelarlas y cortarlas por la mitad a lo ancho. Cortar un trocito de los extremos para que se mantengan de pie al rellenarlas. Retirar el interior de forma que queden cuatro cuencos. Picar las capas interiores en trocitos de 1/2 cm aproximadamente.
  4. Quitar la capa exterior a los ajetes y cortarlos en rodajitas. Poner al fuego una sartén con unas gotas de aceite y rehogar los ajetes junto con las cebollas picadas hasta que se doren. Conviene que el aceite sea el mínimo, para que el relleno no quede nada grasiento. Agregar el sofrito a la mezcla de queso.
  5. Rellenar los cuencos de cebolla con esa mezcla: hay que rellenar bastante y hacer un montón encima de cada cebolla. Colocarlas en una fuente de horno y espolvorearlas con el parmesano. Hornear a 200ºC durante 20 minutos o hasta que el queso esté fundido y se doren por encima. Encender un poco el gratinador al final si es necesario.
  6. Mezclar las semillas de tomate con dos cs de aceite de oliva. Servir las cebollas calientes con esta salsa cortada con unas gotas de vinagre balsámico.

Notas

La primera vez conviene cocer alguna cebolla de más por si se rompen. Además, estas cebollas tienen a veces la mala costumbre de dividirse en dos cebollas más pequeñas. No pasa nada si la capa exterior es suficientemente gruesa para rellenarla. Si no, se dejan las dos cavidades y una vez rellenas no se nota nada. Lo malo es cuando son dos cebollas completamente separadas. Se puede intentar adivinarlo al tacto antes de cocerlas…

Sed prudentes con la sal, tened en cuenta que, a pesar de que las cebollas son muy dulces, el relleno lleva queso y salmón, ya salados de por sí.

Seguramente os sobrará algo de relleno: sobre unas tostadas al horno estará genial.

[1 ct = 1 cucharadita = 5 ml • 1 cs = 1 cucharada = 15 ml • 1 taza = 250 ml • Temperaturas siempre en ºC • calcular cantidades]

entrada revisada el:22 02 2015
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más