Almejas a la marinera

Poner las almejas unas horas antes en agua fría abundante con bastante sal. Esto hará que suelten la arena que puedan tener. Cambiar el agua un par de veces.

Picar finísimo (menos de 1 mm) el ajo. Poner una sartén grande al fuego con el aceite y antes de que se caliente mucho añadir el ajo. Cuando el ajo empiece a «bailar» se baja el fuego y se incorporan el pan rallado y el pimentón rehogándolos suavemente sin que se quemen.

Subir el fuego y añadir las almejas escurridas, mezclar con el sofrito y mojar con el vino. Cocer a fuego vivo hasta que se abran todas.

Si ha quedado demasiada salsa, se sacan las almejas y se reduce un poco.

Se comen recién hechas

Notas

Una receta sencilla cuyo resultado depende bastante de la calidad de las almejas.
Es importante no aáadir sal al guiso.
Hay otro guiso de almejas a la marinera seguramente más difundido, se hace con cebolla, harina y algo de azafrán.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.