Ideas con puré de patata

Hoy se publica mi primera foto en colaboración con el proyecto 1080 fotos de cocina. Desde el principio me pareció un proyecto divertido, bonito e interesante. Ver la foto que a diario ilustra esas recetas tan familiares es casi un vicio, ¿cómo será la de hoy? Me chifla ver las interpretaciones que cada participante hace de ellas, las respuestas a la adivinanza estética que representa cada una de esas recetas en negro sobre blanco. Es una incógnita que se resuelve cotidianamente en muchas cocinas en las que se sigue utilizando el 1080 desde hace cuarenta años, pero la gente no solía compartir fotos del resultado, al menos antes de los blogs, las redes sociales o Instagram…

Quiero dar las gracias a Pam, Sandra y Miriam por haberme invitado a participar en esto y por confiar en mí para este reto fotográfico. ¿Por qué es un reto? Primero, porque hay recetas que fotográficamente se las traen… Hay que pensar la foto veinte veces para que quede bien. Segundo, porque una vez que te has comprometido a fotografiar una receta, te la comes con patatas: si no te gustan las fotos, nada de dejarla en el tintero, como hago con mis recetas normales, esta tiene que salir sí o sí y si hay que repetirlas, se repiten. Y tercero y muy importante: el nivelazo del resto de colaboradores. ¡El listón está muy alto!

Me he estrenado con este brazo de gitano que elegí por un motivo personal. Mi madre, que en esto de la cocina ya os he contado que era minimalista furibunda (“esto sobra, esto no hace falta, esto para qué…, esto tampoco…”) de repente se ponía en plan festivo y hala, nos hacía este rollo y encima lo adornaba con aceitunas. Misterios de la vida. El absurdo de levantarse una mañana con ganas de enrollar puré lo entendemos perfectamente unos cuantos. Las ganas de complicarse la vida llevan a grandes hallazgos, a veces por caminos un poco tortuosos, vale. Pero sin esas ganas de hacer cosas sin sentido (¿o sin sensatez?) reconocedme que comeríamos mucho peor, aunque solo sea porque la mitad de lo que comemos no se habría inventado. No todo tiene un fin práctico en la cocina, ni siquiera propiamente gustativo, sino muchas veces estético, económico, lúdico, o hasta ningún fin en absoluto, y tan contentos. Viva la gastronomía y vivan los rollos de puré.

Ideas con puré de patata

Unas cuantas ideas para enrollarse con puré de patata:

Hay que ver lo que dan de sí unas cuantas patatas aplastadas… Aparte del brazo de gitano de las fotos, cuya receta está en el clásico 1080 recetas de cocina* de Simone Ortega que todos conocéis, se pueden hacer más cosas:

  1. Lo primero: un buen puré.
  2. Una idea simple: una cobertura para gratinar coliflor.
  3. Una idea más sofisticada: un puré fluido con aromas, en este caso cítricos, pero podéis cambiar.
  4. Añadirle queso para hacer un fantástico aligot.
  5. Hacer un tradicional trinxat.
  6. Este maravilloso pastel de Mercado Calabajío.
  7. O estos ñoquis perfectos de A mí lo que me gusta es cocinar.

¡Que lo disfrutéis y buen fin de semana!

*Enlace a Amazon: soy afiliada y recibo una comisión por las ventas de los productos que enlazo. Solo recomiendo productos que he probado y me han gustado.

entrada revisada el:27 05 2013
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más