cebollino.jpg

Me muero de rabia cada vez que tengo que tirar un manojo de hierbas estropeadas del que apenas he utilizado una rama o dos. No digo nada de lo fastidioso que puede llegar a ser pasarse tres horas separando los tallos verdes de los secos y los podridos. Y al final van todos a la basura porque es un asco y no hay manera.
Caigo con frecuencia en la tentación de comprar unos cuantos paquetitos de hierbas frescas. Los miro y los remiro para que estén en buen estado, me llevo los que caducan más tarde… y al cabo de unos días el 80% se va directo al cubo que les corresponde. Las más resistentes son el tomillo y el orégano y el peor, creo, el cebollino. Con el inconveniente de que justamente el cebollino me encanta y lo compro casi siempre.

Estoy de acuerdo en que la mejor manera de tener hierbas frescas es cultivarlas en maceta. Casi todos los veranos he conseguido ser la feliz responsable de la supervivencia de una albahaca, una menta, un tomillo y alguna más. Nunca he podido criar ni cebollino ni perejil. Lo malo fue cuando me dijeron que aquellas plantas no se podían comer, que tenían que ser especiales para alimentación. Me limité entonces a mirarlas con aprensión y algo de tristeza, sin querer preguntarme cuantos virus desconocidos alojamos sin saberlo mi familia y yo… y pasé a consumir esas pequeñas macetas que venden en los supermercados. En fin, para qué recordarlo. Se me morían todas, me pasaba el día cuidándolas y quitando hojas feas hasta ya no había nada aprovechable y me hartaba y me deshacía de la dichosa maceta. En definitiva, no tenía hierbas para cocinar y encima tenía que convivir con la desagradable sensación de estar matando demasiadas plantas.

Ahora he vuelto de momento a los paquetitos de hierbas y lo que hago con ellas es lo que hacía ya desde hace tiempo con el ramo de perejil que no ha de faltar en ninguna casa: ponerlas en agua y además meterlas en la nevera. En botellitas o vasos de plástico en la puerta, no se cae el agua, no estorban mucho y duran bastante más que en el paquete. El tomillo y similares los dejo secar.

Tirar, sigo tirando hierbas, pero las cantidades han bajado de forma significativa. Algo es algo.

entrada revisada el:14 03 2012
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más