Para que veais de qué distintas maneras se puede enfocar el hecho de ponerse manos a la obra en la cocina.

En Sábado (Ian McEwan) la vida de un neurocirujano londinense (Henry Perowne) se nos muestra a través de la narración de sus actividades un sábado. Además de jugar al squash y meterse en algún que otro lío que no os cuento para no fastidiaros una novela que me ha parecido la mejor de las que he leído de este autor, Henry elabora una sabrosa cazuela de pescado.


Con rape, mejillones, langostinos, almejas, guisadas con cebolla, ajos y tomate y aderezadas con vino blanco, azafrán, laurel, anchoas, corteza de naranja y guindilla, si no me dejo nada. Un buen guiso para probar alguna vez. Para los que se animen, la receta viene perfectamente detallada en la novela.

Pero vamos a la cita gastronómica de Sábado:
Lo que le gusta de cocinar es la imprecisión e indisciplina relativas del acto: un descanso de las exigencias del quirófano. En la cocina las consecuencias de un fracaso son leves: decepción, una brizna de vergüenza, rara vez confesada. No se muere nadie […] De las recetas extrae solamente los principios más generales. Los escritores culinarios que admira hablan de “puñados” y de “unas gotas”, de “agregar” esto o lo otro. Enumeran ingredientes alternativos y aplauden los experimentos. Henry acepta que nunca será un cocinero decente, que pertenece a lo que Rosalind llama la escuela entusiasta.

Me atrae esta visión ahora que algunos profesionales quieren convertir la cocina en una especie de ciencia. Y si bien es cierto que en la cocina profesional hay que mantener una continuidad en la elaboración y calidad de los platos y esto exige precisión, también lo es que un poquito de “ligereza” o de “interpretación” –en el sentido musical del término– a veces da muy buenos resultados. Creo que en eso llevamos ventaja los que cocinamos en “sábado” (quiero decir en nuestro tiempo libre): aunque nos gusten las recetas, podemos cocinar como más nos apetezca cada día. Cocinar es una actividad gozosa y estupenda. “No se muere nadie”, ¿verdad?

entrada revisada el:20 02 2015
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más