judiashuerta.jpg

Me han regalado judías y lechugas. Recién cortadas, por supuesto, de la huerta que está a unos cientos de metros de mi casa. Me indicaron que dejara las lechugas en un cubo con agua, como un florero rústico. Ya había usado la misma técnica para conservar las alcachofas, pero no se me había ocurrido ampliarla a las lechugas. Qué estupendas estaban.


lechugashuerta.jpg

Los tomates son comprados, pero también en una huerta, directamente del remolque que los traía del campo. Lo mismo los melocotones. No sé si a algún otro “urbanita” como yo se le olvidará también cuánta pelusa tienen los melocotones recién recolectados. A mí se me olvida todos los años.
Total, que estoy en plena fiebre gastronómico-campestre. Y que no me hablen ahora de milhojas de tal, ni de coulis de cual… en estos momentos un tomate con sal -o con nada- me parece el colmo gastronómico.

tomateshuerta.jpg

Recuerdo a trozos la canción de Vainica Doble que hacía de sintonía de un famoso programa de cocina de hace muchos años: “ que no me apetece pato chino…. habas con jamón, bonito con tomate, cochinillo, migas con chocolate, lacón con grelos, bacalao al pil pil…” Pues claro. Fuera sofisticaciones.

Como no tiro las revistas, me apresuro a buscar esta frase de Jean-Claude Berrouet que vi en Vino + Gastronomía el verano pasado y que en el estado en que me hallo, lo mismo me vale para comida que para bebida que para radiadores: “Y es que hoy en día hemos llegado a un estado de cosas que nos hace a todos prisioneros de la degustación, del consumo analítico, que acaba imponiéndose porque supone comunicación y ventas. Pero claro, luego resulta que beber –a la vieja usanza– es la única verdad cualitativa.”

Como enólogo de Pétrus, él sí que sabe.

Y ya que estamos de citas veraniegas, en el estupendo Retratos literarios de Laura Freixas (Espasa, 1997) me topo con esta deliciosa estampa de bucolismo gastronómico que me viene al pelo: “También estuve una vez, con un fotógrafo, en el veraneo de Aleixandre en la sierra. Miraflores de la Sierra, pueblo de requesones, donde me dieron muy buenos vasos de leche en un estanco (debían tener la vaca en la trastienda, entre cajetillas y cajas de puros).” (Francisco Umbral: La noche que llegué al Café Gijón)

Eran otros tiempos, no cabe duda.

entrada revisada el:29 11 2015
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más