Arándanos

Historia y características

Hay muchas variedades de arándanos todas del género Vaccinium, aunque existen diferencias. En América se dan distintas variedades en forma silvestre desde los trópicos hasta Alaska. Eran muy consumidos por los indios de Norteamérica, tanto frescos como secados al sol. Se secaban durante una semana o más de modo que quedaban pasificados y podían almacenarse. Era una de las bayas utilizadas para mezclar con carne seca y grasa en el famoso pemmican.

La variedad europea es el arándano común –vaccinium myrtillus-, conocido como planta silvestre desde la Antigüedad. En España el arándano común crece de forma silvestre en los Pirineos y sus estribaciones, así como en la Cordillera Cantábrica.

Se consideran arándanos propiamente dichos los llamados en inglés blueberry -variedades americanas- o bilberry -europeo-. Otros frutos similares como huckleberry, cranberry, o whortleberry, pertenecen a diferentes géneros, aunque en ocasiones designan otras variedades de vaccinium, lo que suele dar lugar a confusión cuando se trata de hacer alguna de las abundantes recetas en inglés que incluyen estos frutos.

En España se confunden a veces con las endrinas, pero no tienen nada que ver. Las endrinas son los frutos del arbusto Rubus spinosa, utilizados entre otras cosas para hacer pacharán.

El desarrollo del arándano como planta cultivada es de los más recientes, ya que comenzó en Nueva Jersey en 1920 cuando se seleccionaron las primeras plantas altas (v.corymbosum). Estados Unidos es el principal productor de arándanos, junto con Canadá, Chile y Nueva Zelanda. Francia, Alemania, Holanda, Polonia y también España se han convertido en los principales productores a nivel europeo.

Propiedades nutricionales

Los arándanos son ricos en potasio (72 mg) y vitaminas A (30 UI) y C (12 mg), y continen también calcio (14 mg), fósforo (10 mg) y magnesio (6 mg). Aportan 42 calorías y 1,7 gramos de fibra cada 100 gramos. También poseen antioxidantes fenólicos y pigmentos (antocianos) sobre todo en la piel.

Compra y conservación

Normalmente no es posible conseguir arándanos silvestres, muy superiores en aroma y sabor, aunque de mucho menor tamaño. Su temporada es a comienzos del verano. En cambio, los cultivados se pueden adquirir en casi todas las fruterías durante todo el año. También se venden congelados.

Frescos duran apenas tres días; sin embargo admiten bastante bien la congelación. Se pueden congelar en capas con azúcar o solos en bandejas para luego pasarlos a otro recipiente o bolsa una vez congelados.

Utilización en la cocina

Los arándanos pueden comerse crudos, solos o en macedonias, pero sus principales usos son cocinados.

En repostería hacen excelentes jaleas y confituras y sirven de relleno a tartas y pasteles. También aparecen en bizcochos, galletas y muffins, así como en sorbetes y helados .

En la cocina salada suelen servir de acompañamiento a carnes de caza bien simplemente en confitura, bien en salsas.

Los arándanos congelados pierden mucha agua al descongelarse, por lo que es mejor utilizarlos en salsas y preparaciones en las que vayan cocinados. Si van crudos o como adorno, es preferible usarlos sin descongelar del todo.

Arándanos

Algunas recetas

Codornices con arándanos
Tarta de queso con confitura de frutos rojos
Presa de ibérico con salsa de frutos rojos

entrada revisada el:05 09 2013
ver más entradas »

...