INICIO

lubina a la espalda

Hacer una lubina a la espalda en plan tradicional es imposible en un piso. Aunque no me extrañaría que hubiera algún entregado a la causa gastronómica que se organizara su barbacoa de carbón en el mismísimo cuarto de estar. Si es tu caso, no es necesiario que sigas leyendo.

La receta fetén, que decimos los castizos, se hace con besugo y es característica de la cocina del Cantábrico, de Asturias al País Vasco. El besugo se hace a la brasa con toda clase de miramientos, como por ejemplo untarlo de aceite con una pluma, y luego se le añaden los ajos, la guindilla y el vinagre.

Yo os voy a contar cómo hago mi receta de lubina a la espalda en el horno de casa. En vez de lubina, se puede usar cualquier otro de esos pescaditos de ración y “de crianza” tan prácticos que venden ahora. Una receta sencillísima, rápida y barata para comer pescado a diario.

La receta

Ingredientes

[cuatro personas]
4 lubinas de 500 g cada una (aproximadamente) • 4 dientes de ajo • 1 guindilla seca • 5 cs de aceite de oliva • 1 cs de vinagre suave

Elaboración de la lubina a la espalda

  1. Pedir al pescadero que abra las lubinas sin quitarles ni la cabeza ni la espina.La espina quedará en un lado.
  2. Cubrir la bandeja del horno con un papel de horno (valga la redundancia, pero es que si no, no se me entiende). Colocar las lubinas abiertas sobre la bandeja con la piel hacia abajo en contacto con el papel. Sazonar ligeramente con sal y un chorrito de aceite.
  3. Calentar el horno a 230ºC e introducir las lubinas 5 minutos o hasta que estén en su punto.
  4. Mientras, calentar el resto del aceite en una sartén a fuego medio y añadir los ajos fileteados. Cuando empiecen a dorarse se añaden 4 trocitos de guindilla y el vinagre.
  5. Sacar las lubinas del horno, pasarlas a los platos o a una fuente caliente y repartir la ajada sobre ellas. Servir enseguida.

Notas

El truco de este plato está en no pasarse con el pescado. En general, 5 minutos es más que suficiente, aunque como siempre, depende de los hornos.

©Texto y fotos (salvo indicación en contrario): M. Ángeles Torres Secocina

Publicado: 03 02 2011

Revisado: 12 12 2012

Ver más: Índice de recetas, Recetas , ,

También te gustarán:

Trucha al horno con nueces Ventresca de bonito con cebolla caramelizada y vinagreta de albahaca Rape al Pedro Ximénez y verduras Cola de merluza con mayonesa

carmen rico cots
03 02 2011
10:19

Es verdad que ahora tenemos pescados blancos a nuestro alcance, sin arruinarnos y cada vez están mejor, sobre todo las lubinas, con un tamaño muy bueno.
Las hago como tú, según indicaciones de una amiga guipúzcoana, la única diferencia es el horno. Solo pongo el grill, con el turbo, de 5 a 8 minutos. Ya le he cogido el punto.
Con tu foto dan ganas de salir ya a la pescadería a ver que hay..
Un beso


locasita
03 02 2011
10:47

Pues tiene que estar bien rica así, pero cambio lubina por dorada, que las espinas están más visibles… jejejeje.
Besotes, guapa!


Sí, cuando el pescado es bueno de verdad, es una receta riquísima…


ORI
03 02 2011
12:38

Te ha quedado con una presencia exquisita, la foto de 10.
Yo tambien la hago al horno y la ajada se la pongo en el horno otros 5 minutos.La proxima vez probare como tu.

un saludo


Carlos Noceda
03 02 2011
13:37

Me gusta el metodo, es mejor que la barbacoa. En mi casa que nos encanta el pescado, me parece una forma muy rica de prepararlo.

Saludos


Carlos Dube
04 02 2011
7:48

Totalmente de acuerdo contigo, el secreto está en el punto del pescado. Fantástica foto. ¡Qué rica la lubina!


Akane
04 02 2011
14:47

Me encanta la lubina. En Murcia mi madre la suele hacer a la sal o en el horno; voy a probar tu receta para variar un poco porque tiene un aspecto delicioso. Y me quedo con la tarea pendiente de probar un besugo a la espalda con el Cantábrico de fondo :)

Un abrazo


M. Ángeles
04 02 2011
19:30

Muchas gracias por vuestros comentarios. Qué buenas estas recetas sencillas ¿verdad? Para que luego digan que comer bien da mucho trabajo…

Abrazos!!