Tenía bastante interés en saber cómo funcionaban las freidoras sin aceite y tuve la ocasión de probar una gracias a Phillips que me la prestó la Airfryer durante una semana. Cuando salió la de Tefal estuve dudando y mirando muchos blogs a ver si alguien la había probado y finalmente no me atreví a desembolsar los 200 euros que costaba y a meter un hermoso trasto en la cocina sin saber realmente lo que hacía. Esta de Phillips cuesta más o menos lo mismo, aunque la he visto en Internet hasta por 165 euros, y da la sensación de que ocupa un poco menos.


En fin, que me ha parecido interesante para todos que os cuente en qué acabaron los experimentos. Por si alguien está pensándoselo, porque la verdad es que eso de freír sin humos, sin olores, y bajando las calorías es bastante tentador. La probé con patatas (¡por supuesto!), con berenjenas y con pescado empanado.

Las patatas no quedaron mal, pero lamentablemente no se puede decir que sean patatas fritas. Se añade una pequeña cantidad de aceite, pero no es suficiente para lograr ni el sabor ni la capa crujiente de una patata frita bien hecha. Se parecen más a las patatas asadas.

Me interesaba mucho probar las berenjenas, ya que es una verdura que me encanta pero que absorbe mucho aceite. La verdad es que el resultado fue decepcionante ya que quedaron bastante gomosas. Todo el mundo se las dejó en el plato.

Y por último, el pescado: salió tostado y crujiente por fuera, aunque de forma menos uniforme que en una fritura tradicional, y dado el tiempo que tardó en hacerse -unos 10 o 15 minutos más que en la sartén-, al final estaba bastante seco por dentro.

En conclusión: es un aparato que funciona como un mini horno. De hecho en el libro de recetas que trae se utiliza como tal por ejemplo para quiches (supongo que tamaño Liliput). Sabiendo esto, y que dada su capacidad cocina pocas raciones de una vez, puede ser útil según las circunstancias de cada uno, ya que evita encender el horno para unas pocas patatas o para un par de trozos de pollo. Es fácil de limpiar, lo cual es toda una ventaja, pero lo de freír sin aceite de momento continúa siendo una ilusión, o quizá una contradictio in terminis, ya que freír no deja de ser cocinar un alimento mediante su inmersión en aceite o grasa hirviendo.

Más información en este post de El comidista

entrada revisada el:03 03 2012
ver más entradas »

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más