Este sencillo fiambre casero de pollo me sirve para bocadillos, para aperitivos y comidas de tapas (con una salsa tártara, por ejemplo).
Es una receta fácil, que no da nada de trabajo y que está más rica que cualquier fiambre comprado. La ventaja de hacerse una misma los fiambres: que se dosifica al gusto el grado de sal, los aromas y los ingredientes, además de saber que comes simplemente pollo, sin más.

Fiambre casero de pollo ahumado

(seguir leyendo…)

«ver entradas anteriores

...

Si te gusta Secocina y deseas ayudar a mantener una web rápida, con contenidos cuidados y libre de publicidad, tienes la posibilidad de hacer una donación o comprar alguno de mis libros:

ver los libros

saber más